domingo, marzo 3, 2024

Consejos prácticos para la poda de plantas: momento adecuado y orientación

Comparte este artículo

¿Cuándo podar árboles?

Partamos del hecho de que las plantas en su entorno natural no requieren necesariamente poda, ya que crecen de manera espontánea y, de acuerdo con su propia naturaleza, florecen y producen frutos por sí solas.

No obstante, la poda de árboles se presenta como una herramienta valiosa que nos permite, ocasionalmente, contribuir al crecimiento más saludable y robusto de las plantas, o controlar un desarrollo excesivamente vigoroso.

La poda implica la eliminación de partes específicas de la planta, como ramas secas o secciones dañadas o enfermas.


Razones para podar

Hay varias razones para realizar la poda de árboles:

  • Función estética: aplicable a setos y plantas ornamentales, la poda se realiza para dar forma y tamaño según las preferencias estéticas.
  • Seguridad medioambiental: evitar que ramas demasiado pesadas se desprendan y caigan, previniendo así posibles riesgos para personas, animales u objetos circundantes. Este aspecto cobra especial relevancia en la poda de árboles.
  • Estímulo del crecimiento: una poda adecuada en el momento oportuno favorece un crecimiento más robusto y frondoso de la planta.
  • Protección contra enfermedades: la poda no solo puede sanar enfermedades existentes, sino también prevenirlas, contribuyendo así a la supervivencia de la planta.
  • Incremento de la fructificación y floración: realizada de manera apropiada, la poda no solo impulsa el crecimiento, sino que también estimula la producción de flores y frutos.

¿Cuáles son los periodos para podar árboles?

Hay periodos de poda específicos para cada planta, pero en general podemos decir que el mejor periodo para la poda es durante el periodo de inactividad, es decir, entre octubre y noviembre, para que la planta tenga tiempo de curarse para la floración de primavera.

Además, en otoño hay pocos insectos y la transmisión de enfermedades y hongos se reduce considerablemente.

Sin embargo, es posible crear un esquema de poda según las estaciones:

  • Primavera: Poda más importante, especialmente para las plantas más jóvenes.
  • Verano: para las plantas que han terminado de florecer y para las plantas grandes, ya que ayuda a contener el crecimiento.
  • Otoño: Como ya se ha dicho, es el periodo de descanso vegetativo.
  • Invierno: Especialmente adecuado para las plantas más viejas o menos vigorosas, pero la poda de invierno debe evitarse en caso de heladas o lluvias fuertes.

Herramientas que se necesita para podar

Hay herramientas de jardín específicas que son útiles para la poda de las plantas, y conviene recordar que en ciertos casos es mejor que las utilicen profesionales competentes y experimentadas, ya que pueden ser peligrosas.

Dependiendo del tipo de planta que se vaya a podar y de su tamaño, podemos optar por utilizar tijeras de podar, tijeras (incluso de mango largo), sierras de arco, tijeras para setos, machetes, motosierras y muchos otros.

Lo importante es que las herramientas estén afiladas, ya que los cortes deben ser lo más limpios posible y, sobre todo, desinfectadas con alcohol para evitar el traspaso de parásitos de una rama a otra.

También es útil utilizar masilla para facilitar la curación y crear una barrera contra los parásitos.

Herramientas que se necesita para podar


Tipos de plantas que se pueden podar

Existen diversos tipos de plantas que se benefician de la poda, y sus propósitos varían:

  • Plantas de Flor: Ejemplos incluyen rosas y tulipanes. La poda favorece la producción de más flores, contribuyendo a un desarrollo más saludable y vibrante.
  • Plantas Frutales: La poda es útil para eliminar partes enfermas y estimular la producción de frutos, mejorando así la calidad y cantidad de la cosecha.
  • Setos: La poda de setos se realiza para controlar su crecimiento y otorgarles una forma específica. Este principio también se aplica a la poda de árboles y arbustos.

Cada tipo de planta puede requerir un enfoque particular de poda, adaptado a sus necesidades específicas para lograr un desarrollo óptimo y una apariencia deseada.


¿Cuál es el objetivo de la poda de árboles?

El objetivo de la poda de un árbol debe ser su gestión para mantenerlo sano y seguro. Limpiar un árbol y eliminar las hojas y ramas secas favorece su crecimiento, evita problemas de estabilidad y reduce en gran medida la posibilidad de que el árbol contraiga enfermedades.

Aligerar el follaje de las ramas excesivamente voluminosas o secas facilita que el árbol encuentre la luz, que es esencial para la fotosíntesis.

Por ello, un podador experimentado debe conocer los ciclos de vida de cada planta, así como la técnica de poda específica de cada árbol.

El objetivo es siempre el mismo: proteger el árbol, fortalecerlo y convertirlo en parte integrante de nuestra vida cotidiana, mejorando así la interacción entre el hombre y el árbol.

Es importante decir que, teniendo en cuenta todas estas normas generales, cada planta individual debe ser examinada en detalle para planificar su poda en función de sus características y especificidades.

Valora este artículo.

Otros artículos interesantes

Últimos artículos publicados